HOLY FORCE “Holy Force”


HOLY FORCE   “Holy Force” – Music Buy Mail – 2011


Esta banda nace de la visión del reputado guitarrista taiwanés Ango Chen, quien a la sazón cuenta con haber trabajado y colaborado con músicos de la talla de Mike Vescera (ex Yngwie Malmsteen, Loudness, Joe Stump, y más) y otros más, con el ánimo (siempre respetable por cierto) de querer hacer heavy metal en el sentido más clásico, pero también melódico que el estilo permite. Sin embargo, como Ango por sí solo quizás no contaba con el suficiente empuje y carisma para hacer de su banda un producto creíble y que llegara con fuerza a las masas que mejor que recurrir a su interesante lista de contactos y amistades, lo que luego de tirones y aflojadas por aquí y por allá finalmente la banda fue tomando forma consiguiendo un line up de primera para la grabación de su debut musical bajo la forma de Holy Force. Anoten bien: en las voces nada menos que el buen Mark Boals (prontuario obligatorio a citar: Yngwie Malmsteen, Genius, y muchos más), el bajista de Symphony X, mr. Michael LePond, y en la batería quien otro que el mítico ex Manowar, Rhino, que si de speed y pegada a los tarros se trata el hombre le sigue aporreando como malo de la cabeza.

Así presentado el menú se puede fácilmente comprender que este álbum de heavy metal de tomo y lomo suena lo suficientemente clásico y potente como para derrumbar unas vez más los bíblicos muros de Jericó. La gracia está en que se mezclan con habilidad, como en el mejor de los discos ochenteros del buen Yngwie (aunque con mucho menos abuso de los eternos efectos y solos del suecos) todo el rollo melódico de alta concepción instrumental, tanto por parte de Ango Chen como por parte de Rhino en la batería, lo cual sumado a la destreza habitual de Boals como vocalista (que a pesar de sus años sigue demostrando el porque es una de las grandes voces del metal y el rock de todos los tiempos) en suma nos da como resultado una placa de fácil digestión y que logra atrapar tu atención con la gracia propia de las buenas producciones de antaño.

El tema que abre es justamente una excelente partida, el tema que da nombre al disco y a la banda, riffs en rollo hard rockero para luego dejar en primer plano la batería galopante de Rhino y la voz acomedida de Mark que a esta altura tan solo sorprende por su incasable fuerza y vigencia. Un buen opener que combina lo mejor de un estilo como el power metal con una base de corte más rockera. El siguiente “Flying” abre con un breve interludio solista de Ango para luego dejarnos con un movedizo uptempo que bien le podríamos haber oído al vikingo Malmsteen en su clásico “Rising Force”. El evocador medio tiempo “Seasons” es de aquellos melódicos pasajes que alguna vez le oímos a Mark Boals junto a los daneses de Royal Hunt, con una gran ambientación de teclados de fondo, mientras que “A Country Good or Bad” retorna triunfante con un excelente power metal de afiladas guitarras y elegante ejecución instrumental en cada una de sus líneas. “Power of Life” contiene unas guitarras de heavy metal en plan más clásico, estilo Judas Priest, pero con ese nivel de coros más propio del rockero registro de Mark.

En definitiva, metal melódico con variedad y cantidad de recursos explotados depuradamente por este sapiente conglomerado de músicos, sin duda esto sí que es power metal de calidad hecho por gente con años de carrete metalero sobre el cuerpo y que saben sacar el mejor partido posible a la siempre amplia gama de alternativas que el buen metal puede ofrecer. Más detalles y samplers para escucha directamente en http://www.musicbuymail.eu/  .

NOTA: 8.5 / 10

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

MUNDO ROCK PODCAST

SYMPHONITY “King of Persia”

SINIESTRO “El Elegido del Mal”